jueves, 20 de diciembre de 2012

58º ASALTO: OFF (Un cuento antes del fin del mundo)



Poco a poco se fue parando. ¿Serían las pilas? Las cambió. Funcionaba. El agua estancada en el río fluía con normalidad. Del pecho de la madre brotó leche para alimentar al niño. El balón de fútbol siguió rodando por el césped, la mariposa aleteó en el bosque, el tortazo del padre resonó en la habitación, la bala se incrustó en la cabeza del dependiente, el tren, cargado de prisioneros, reanudó la marcha y las bombas, que flotaban en el aire, cayeron sobre la ciudad. Pero de repente, todo se detuvo: el agua, la madre, el balón, la mariposa, el tortazo, la bala, el tren, las bombas. Cuando ya nada se movía, decidió desenchufarlo.
 

10 comentarios:

  1. Bieeeeeeeeeeeeen, ¡realismo mágico! Genial Ernesto, me has dejado con sensación de ingravidez. Me ha encantado, qué bien te manejas con los micros, jodío ;)
    ¡Gracias por participar!

    ResponderEliminar
  2. Me da que lo he leído antes. Bueno, bueno. Me encantó.

    Abrazos con mucho enchufe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro. Es un micro bastante antiguo, rehecho para la ocasión. Besos.

      Eliminar
  3. Buenísimo. Es un gustazo de micro finmundista.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Vaya potencia final! Como un carrusel a toda velocidad. Me gustó y mucho.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elysa. En este mundo todo va demasiado deprisa. A veces dan ganas de decir eso de: ¡Que paren el mundo que me quiero bajar! Besos y gracia por pasarte por aquí.

      Eliminar
  5. Si está parado es que no funciona, así que a desenchufar. Me gusta esos movimientos y esa forma de parar el mundo que me bajo.
    saludillos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puck, que no funciona está claro. A ver si entre todos conseguimos arreglarlo y no tenemos que acabar desenchufándolo. Gracias por la visitilla.

      Eliminar

98º ASALTO: OLA DE CALOR (INCLUIDO EN LA MICROENCICLOPEDIA)

Ola de calor* Desde que volviste, las temperaturas no paran de subir y los poetas se evaporan al sol, dejando un charco de letras sobr...